Desilusión en el kirchnerismo y el PRO por la elección de Rosatti como presidente de la Corte

El candidato de ambos era Ricardo Lorenzetti, quien se ausentó de la votación y cuestionó la forma en que se eligió al ex ministro de Néstor Kirchner mediante una explosiva carta.

La elección de Horacio Rosatti como presidente de la Corte Suprema de Justicia el pasado jueves desilusionó a oficialistas y opositores, pues el candidato del kirchnerismo y el PRO para suceder a Carlos Rozenkrantz no era otro que Ricardo Lorenzetti. Desde ambos sectores trabajaron hasta último momento para promover su regreso a la conducción del máximo tribunal, pero fracasaron.

El problema de la Casa Rosada con Rosatti es personal: Alberto Fernández lo odia desde que compartieron gabinete durante el gobierno de Néstor Kirchner. Mientras que, en el PRO no le perdonan los fallos en contra de las reformas impulsadas por Mauricio Macri. El presidente que promovió su nombramiento en la Corte.

Esto no sólo fue expuesto por el ex mandatario en su libro Primer Tiempo, sino también durante una entrevista que concedió a La Nación + hace dos semanas. «Respeto su calidad y honorabilidad, pero él ha votado siempre con sesgo anticapitalista y que creo que no es bueno», dijo Macri sobre Rosatti.

Para frenar la designación del ex ministro de Justicia, el Gobierno cuestionó el decisivo apoyo de Juan Carlos Maqueda a Rosatti e hizo lobby sobre Elena Highton de Nolasco para postergar la elección. El PRO hizo lo propio a través de emisarios como Diego «el Colo» Santilli, quien hasta el 22 de julio pasado fue ministro de Justicia y Seguridad de la ciudad de Buenos Aires.

Pero nada sirvió. Y la Corte quedó partida en dos.

Según el acta que difundió el tribunal, Maqueda propuso este jueves la fórmula Rosatti-Rosenkrantz, que se impuso con el voto de ellos tres, y Highton de Nolasco, que se comunicó con ellos tres por correo electrónico y por teléfono, solicitó la postergación del acuerdo extraordinario por no estar presente Lorenzetti.

El ministro estaba en su casa de la localidad santafesina de Rafaela y se excusó de conectarse al Zoom en el que se definiría la conducción de la Corte por «estar participando de las reuniones de Unidroit y en las cuales actúa en calidad de miembro del Governing Council». Reapareció este viernes, con una explosiva carta enviada a sus colegas.

En la misiva, Lorenzetti criticó la forma en que se eligió a Rosatti –según dijo, fue «irregular» porque el magistrado se votó a sí mismo– y señaló que ese tipo de actos “contradice los precedentes y la tradición de la Corte Suprema, y ha afectado el prestigio de la institución y de la elección misma”.

En esa misma línea se había pronunciado el ex ministro Eugenio Zaffaroni, quien condenó que «tres jueces decidan la institucionalidad del país» y dijo que la Corte «es uno de los grandes problemas del Poder Judicial».

Apoyá nuestro trabajo haciendo click acá.

Deja un comentario